pizza-napoletana

Tiempo para hacer la receta

  • Tiempo de preparación: 20 minutos
  • Tiempo total: 2h y 20 minutos

Ingredientes para 2 pizzas de 30 cm de diámetro

  • 500 g de harina tipo 0 *
  • 300 ml de agua tibia
  • 10 g de sal
  • 1 cucharilla de azúcar
  • 5 g de levadura de cerveza
  • 2 cucharas de aceite de oliva

*Harina de refinamiento medio. En Italia es habitual conocer la gradación: (de más refinada a menos) 00, 0, 1, 2 e integral

Preparación

Preparar la masa de la Pizza mezclando en un bol la levadura de cerveza con un vaso de agua ligeramente tibia, añadir el azúcar y mezclar bien. Ahora, en otro bol, mezclar un vaso de agua tibia con la sal hasta que se diluya completamente, añadir el aceite y mezclar un poco.

Poner la harina sobre una superficie lisa y hacer un hueco en el centro para poner los ingredientes. Si te es más cómodo, poner la harina en un bol y verter en el centro la mezcla de agua, levadura, sal y aceite. Amasar todo hasta obtener un amasijo denso y blando.

Con el amasijo obtenido formar una bola, enharinar y poner en un bol grande. Cubrir el bol con un pañuelo y ponerlo en un sitio protegido de corrientes de aire, por ejemplo en el horno de casa, apagado por supuesto. Dejar reposar la masa durante una hora para que fermente.

Cuando el amasijo ha fermentado, dividirlo en dos panecillos manoseándolos lo menos posible. Enharinar los panecillos y disponerlos en una bandeja separándolos entre sí algunos centímetros. Cubrirlos con un pañuelo limpio y dejarlos fermentar durante una hora más en otro sitio protegido de las corrientes de aire.

Estirar la masa

Para estirar la masa y hornearla hay que esperar a que el panecillo esté suficientemente reposada y fermentada. Este procedimiento se realizará sobre una superficie lisa (cubierta con un poquito de harina) utilizando los dedos de las manos, comprimiendo y girando más de una vez para obtener un resultado uniforme. Condimentar la pizza a gusto!

Cocción

La pizza estará cocida cuando el “cornicione” (o sea, el borde alto de la pizza) y  la parte inferior de la base tienen la típica pigmentación a “macchia di leopardo” (literalmente como “mancha de leopardo”, es decir irregular) , puesto que la verdadera pizza napolitana nunca es de color uniforme; es importante girar la pizza durante la cocción de manera que se eviten zonas quemadas y otras más crudas.