La commedia dell’arte

La comedia del arte es un género teatral comenzó a desarrollarse en Italia a partir del siglo XVI y tuvo éxito hasta bien entrado el siglo XVIII. El término “arte” es necesario considerarlo en su acepción de “oficio” y por tanto, significa un teatro realizado por profesionales. Lo que distinguó el nuevo género teatral fue el modo de producción de los espectáculos, de hecho, su peculiaridad se atribuyó a la ausencia de un guión. Los actores no estudiaban de memoria su papel, sino improvisaban. La actuación asumió una nueva estructura basándose unicamente en el “canovaccio”, es decir, en la descripción del escenario. Se daban a los actores indicaciones concisas de lo que iba a pasar, dejando el desarrollo mímico y dialogal a la improvisación de los cómicos. La genialidad de improvisación de los actores, junto a la capacidad mímica y la fuerte intesidad que demostraban entre ellos fue precisamente el rasgo distintivo de estas comedias y motivo del asombroso éxito.

En un principio, los espectáculos se realizaban en las calles, los actores procedían de los ambientes más diversos: acróbatas, narradores callejeros, juglares de la corte, entre otros. Con el paso del tiempo, los actores se especializaron en tramas más elaboradas y en personajes específicos cuyas características eran fácilmente reconocibles por el público por algunas especificidades como: la edad, el oficio o un dialecto particular hablado por el actor. El factor que más ayudaba en la identificación era las máscaras, es decir “le maschere” a menudo de cuero, y los trajes, muchos de los cuales coloridos y extraños comenzaron a hacer que cada personaje fuese único e incomparable y por tanto conocidos por el público, que fácilmente podía orientarse en la trama aparentemente inconsistente.

 Con el éxito obtenido los actores comenzaron a organizarse en compañías teatrales, generalmente compuestas por diez miembros: ocho hombres y dos mujeres. Con este se determinó la verdadera revolución en el ámbito teatral, no sólo técnica, como ya anticipado, sino también social. La participación femenina en los espectáculos, en una época en la que el teatro se dedicaba exclusivamente a intérpretes masculinos, fue un gran elemento innovador. Otra innovacción fue el nacimiento de los teatros de pago. Por primera vez las actuaciones no eran financiadas por señores que pagaban los actores para asistir a sus espectacúlos privados, sino por gente común que pagaba por asistir a la actuación. La accesibilidad del precio permitió una gran participación popular convirtiendo el teatro en un bien de todos..

Los espectáculos se distinguían por su vivacidad y hilaridad, caracterizados en parte por un componente de absurdo y obscenidad, equívocos y burlas que eran recurrentes, así como alusiones poco veladas a hechos sexuales o necesidades fisiológicas. Al elemento mímico, no tanto por la expresividad facial, ya que muy a menudo el rostro estaba cubierto, sino desde el interior del cuerpo, se añadía el elemento acrobático, haciendo el espectáculo también visual. Los actores se entrenaban en la gimnasia, en las acrobacias; saltos mortales y piruetas fueron la fuerza motriz del gran éxito logrado.

Los personajes, o mejor dicho, “le maschere” de la comedia del arte, se han convertido en imagen emblemática de la cultura italiana y sobreviven aún hoy. Cada una de estas, está asociada a características específicas, que las convierten en sinónimo de personaje, en algunos casos hasta convertirse en simbolo regional. Entre las más conocidas Arlecchino, máscara “bergamasca” que representa al siervo astuto y tramposo, a menudo en pareja con la Colombina, que representa la criada maliciosa. Balanzone, el doctor engreído, su seriedad es bien representada por su traje negro. “Pantalone“, el mercader veneciano que compite con los jóvenes para conquistar a alguna bella mujer joven. “Pulcinella” quizás la máscara más conocida de la comedia del arte, el siervo napolitano caracterizado por una buena dosis de sabiduría y comedia. Estas son sólo algunas de las máscaras más famosas de la comedia del arte, imagen indeleble en el patrimonio cultural de cada italiano.

Francesca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s